Blogia
TACTICA

Centro de Gravedad (TCnel. Art. Hèctor M. Alas Lùquez)

EL CENTRO DE GRAVEDAD (CG) [1]

 

Por casi dos décadas, los militares hemos tenido dificultades para entender el concepto del centro de gravedad y como lo presentó el teórico militar Prusiano Carl von Clausewitz y para encontrar maneras prácticas de aplicarlo.  El volumen de monografías de investigación y otros estudios que llenan los estantes de escuelas y academias de guerra de las fuerzas armadas atestiguan el grado de nuestro interés y la intensidad de nuestro afán.

   Cuando se examina el concepto de centro de gravedad de acuerdo a lo que aplica en el sentido militar, surge un dilema. La definición y uso del término en las obras de Carl Von Clausewitz son distintos de los que se usa en las actuales discusiones sobre la doctrina de la batalla aeroterrestre del ejército de los EE.UU. Una parte del problema es que la literatura contemporánea sobre el asunto no distingue adecuadamente entre tres aspectos distintos de una fuerza militar y como se relacionan con el centro de gravedad. Estos aspectos son: las fuerzas, las debilidades y las vulnerabilidades de la fuerza adversaria (tres conceptos distintos).

  Tanto las fuerzas como las debilidades pueden ser o no vulnerables al ataque. ¿Cuál de estas representa u centro de gravedad? Para que nuestro uso contemporáneo del centro de gravedad sea concordante con el uso del mismo término de Clausewitz, del mismo término y también con la analogía que él hace con el común sentido físico del término, debemos disciplinar nuestro uso para que se relacione con algún aspecto de fuerza.

  Clausewitz definió el centro de gravedad como “el centro de todo poder y movimiento del cual todo depende”. Si uno estudia el contexto en el cual él uso el concepto, se vuelve claro que puede aplicarse al nivel estratégico u operativo. Al nivel estratégico, una ciudad capital o la voluntad de la población podría ser el centro de gravedad. Al nivel operativo, dentro de un teatro de operaciones, Clausewitz claramente implica que es la concentración de la potencia de combate la que representa el centro de gravedad. “Un centro de gravedad siempre se encuentra donde la masa está mas densamente concentrada. Representa el objetivo más efectivo para el golpe; además, el golpe más fuerte es el que da el centro de gravedad”.    

Clausewitz fue muy influido por las guerras Napoleónicas y en particular, por el éxito de Napoleón. La lección que enseña a su lector es la importancia de la batalla, de buscar el centro de gravedad del enemigo y destruirlo en combate. Advirtió al lector contra desperdiciar sus fuerzas en éxitos inmateriales. Todo esfuerzo debe enfocarse en el centro de gravedad enemigo.     

  Algunos han criticado a Clausewitz por este enfoque. B.H. Liddell Hart, por ejemplo enfatizó el enfoque indirecto del combate. Sin embargo, el espíritu de la doctrina de la batalla aeroterrestre concilia la aparente tensión entre los conceptos de centro de gravedad y el enfoque indirecto. El cual lo define de la siguiente manera: Es el eje alrededor del cual gira la fuerza y el movimiento que impulsa todo lo demás. Es la característica, capacidad o ubicación desde donde emana la libertad de acción, la fortaleza física y la voluntad de lucha. 

   Varios elementos que tradicionalmente se han usado como ejemplos típicos de lo que podría ser un centro de gravedad incluyen el centro de masa de un ejercito enemigo o su estructura de mando, la opinión publica, la voluntad del pueblo para resistir y la estructura de una alianza o coalición. El concepto de centro de gravedad es útil como instrumento analítico que induce al comandante de una fuerza y a su estado mayor a discutir sobre las fuentes de fortaleza propias y del enemigo durante el diseño de la campaña y la determinación de los objetivos.

   La esencia del arte operacional[2] radica en la capacidad para concentrar los efectos sobre la principal fuente de fortaleza del adversario, el centro de gravedad que protege a toda costa. En un momento dado, sin embargo, el centro de gravedad puede no resultar claramente discernible. Por ejemplo el centro de gravedad puede radicar en la concentración de unidades adversarias, pero esta concentración aún no ha ocurrido. Es posible, también, que este centro de gravedad sea algo abstracto como la voluntad de lucha de su pueblo o la estructura de una alianza. Es posible, además, que sea algo más concreto como las reservas estratégicas, los centros de mando y control, la base industrial o las líneas de comunicación.  

El concepto de Centro de Gravedad, desarrollado por Clausewitz, ha sido redescubierto por el establishment[3] militar de los EE.UU. y es mencionado en la literatura militar contemporánea. La expresión "centro de gravedad" es a menudo empleada en muchas fuerzas armadas, aunque - como veremos - otorgándole un significado distinto al que Clausewitz le diera.  

La correcta identificación de los Centros de Gravedad enemigos y de sus eventuales vulnerabilidades criticas asociadas permitirán a los Comandantes del nivel Operativo y Estratégico desarrollar una planificación conveniente y que considere correctamente el principio de economía de los medios. Por lo anterior, la importancia de la comprensión del concepto de Centro de Gravedad no puede ser exagerada, ya que constituye una herramienta vital para el desarrollo de la planificación de operaciones de combate. El Concepto de "Centro de Gravedad"."...es necesario no perder de vista jamás las relaciones predominantes de los Estados beligerantes. Los intereses que con ellos se relacionan formarán un centro de potencia y movimiento que arrastra todo lo demás. Es contra este centro de gravedad contra el que debe ser dirigido el choque colectivo de todas las fuerzas." (8° - IV)El párrafo anterior deja claro que para Clausewitz el Centro de Gravedad constituye una fuente de fortaleza, tanto física como moral, (como hemos visto para Clausewitz lo físico y lo moral eran elementos inseparables), que "arrastra todo lo demás". Clausewitz opina que existen tres objetivos que pueden ser identificados, en forma genérica, como centros de gravedad, puesto que constituyen fuentes de fortaleza moral y física a nivel estratégico: “[...] no obstante, distinguiremos aquí tres cosas, que como objetos generales comprenden todo lo restante y que son: las fuerzas militares, el país y la voluntad del enemigo.Las fuerzas militares deben ser anuladas, esto es puestas en tal estado que no puedan continuar la lucha. [...]El país debe ser conquistado, pues con el se podría formar nuevos elementos de combate.Conseguidos estos dos extremos, la guerra, esto es la tensión hostil y la acción de medios hostiles, no puede creerse hayan cesado mientras la voluntad del enemigo no sea violentada, es decir, sometidos su Gobierno y aliados a firmar la paz o subyugados los pueblos; " (1° - II, el destacado es del mismo Clausewitz)Por supuesto que estos Centros de Gravedad identificados por Clausewitz ameritan un análisis caso a caso: Por ejemplo, el ejército, o mejor dicho las FF.AA. de un país, podrían o no constituir un centro de gravedad, dependiendo de su capacidad para mantener el sistema político, irradiar voluntad de lucha a la población y constituir un factor estratégico relevante. ¿Uno o varios Centros de Gravedad?"Así, cuando se trata de un proyecto de guerra, el primer punto de vista tiene por objeto investigar los centros de potencia del enemigo y reducirlos en lo posible a uno solo". (8° - IX)Para Clausewitz es factible la existencia de más de un Centro de Gravedad. A nivel Político-Estratégico se pueden identificar varios centros de gravedad, tales como un gobierno fuerte y popular, riqueza en recursos, un aliado fuerte, etc. A nivel Estratégico, un ejército poderoso o un mando capaz constituyen Centros de Gravedad. Lo importante es identificarlos correctamente, así como las relaciones existentes entre ellos, de manera de concentrar el esfuerzo aplicando correctamente el principio de economía de las fuerzas:“...dos principios fundamentales comprenden todo el plan de guerra y dominan todo lo demás.El primero consiste en reducir la potencia enemiga a un número lo más reducido posible, a uno si se puede, y, en todos los casos reducir a un mínimo el número de choques contra esos centros, y si es posible a uno solo." (8° - IX)En cuanto a la Estrategia Marítima, normalmente la Fuerza Organizada puede considerarse como un Centro de Gravedad del Poder Naval. El mismo Poder Naval, puede en ciertos casos como el de Gran Bretaña del siglo XIX constituir un Centro de Gravedad a nivel Político - Estratégico. Vulnerabilidades Críticas.    

  Evidentemente, no basta con identificar los posibles Centros de Gravedad, también es necesario determinar una vulnerabilidad de éstos contra la que podamos dirigir nuestro esfuerzo militar. Las vulnerabilidades de los centros de gravedad enemigos, constituirán los objetivos contra los que debemos concentrar nuestra acción, denominándose vulnerabilidades críticas. En una democracia, el pueblo constituye un centro de gravedad, pero a la vez el apoyo popular puede representar una vulnerabilidad crítica. La capacidad de mando y control o el soporte logístico suelen constituir vulnerabilidades críticas en el nivel estratégico y operativo. Centro de Gravedad y Centro de Presión. 

  Tal como se puede apreciar el Centro de Gravedad es una característica del enemigo, una fuente de su poderío moral y físico. Mal podemos hablar entonces de "...hacer centro de gravedad" con las fuerzas propias, aunque resulta claro que el resultado de nuestras acciones persigue actuar sobre la Vulnerabilidad Crítica de un Centro de Gravedad. Para la terminología militar alemana, a un centro de gravedad enemigo y más específicamente sobre una vulnerabilidad crítica de éste, debía corresponder - en oposición - un Centro de Presión propio, el "Schwerpunkt"[4], al que concurren directa o indirectamente todos los comandantes involucrados en la acción. Los comandantes, al planificar sus operaciones deberían indicar el Schwerpunkt, así como aquellas unidades propias que iban a materializarlo.  

  La Guardia republicana de Iraq en la Guerra del Golfo 1 (Tormenta del desierto) es un ejemplo que viene al caso. Aunque no se encontraba en Kuwait, era la fuente de poderío que iraq necesitaba para conservar su dominio sobre ese país. La destrucción de esa Guardia Republicana se interpreto como el centro de gravedad en la lucha por lograr la meta estratégica de la contienda, o sea, la expulsión de los iraquíes de Kuwait. La postrera destrucción de algunos elementos de la guardia Republicana en el teatro de operaciones de Kuwait motivo el repliegue de las fuerzas iraquíes y debilito su capacidad para regresar al país. El análisis inicial del centro de gravedad de un adversario requiere de actualización constante en la etapa de planeamiento y en la de ejecución, y bien puede modificarse o trasladarse en el transcurso de la campaña.            Los Iraquíes identificaron el Centro de Gravedad de su adversario, el cual era la coalición (Alianza), pero como era difícil de atacar directamente, buscaron el talón de Aquiles de esta, el cual fue identificado como la intervención de Israel en este conflicto, por lo que decidieron atacar a Israel y los Norteamericanos sabían que la sangre pesa mas que agua, al permitir que Israel se defendiera, el mundo árabe intervendría en contra de este y la coalición desaparecería, por lo que pactaron con Israel su defensa con los misiles Patriot.    

  A continuación estudiaremos algunos hechos en la historia militar que nos permitirán tener una mejor interpretación de este concepto[5].      

En 1973, los egipcios sorprendieron a la Fuerza de Defensa Israelí (FDI) y lograron cruzar el canal de Suez. El segundo y tercer ejército egipcio establecieron una posición ventajosa en la orilla oriental y se prepararon para los anticipados contraataques israelíes. No tuvieron que continuar su avance porque el presidente, de Egipto Anwar el-Sadat, había establecido el objetivo estratégico limitado de tomar y mantener una posición ventajosa para poder negociar desde una posición de fuerza.     

El objetivo militar limitado logró la meta estratégica de Sadat. Su plan también consideró las fortalezas y debilidades egipcias en los anticipados contraataques de la FDI en la orilla oriental, los tanques egipcios fueron protegidos por la infantería y un denso sistema de misiles guiados antitanque. Además, en la orilla occidental una extensa red de misiles superficie-aire proporcionó una cubierta eficaz para la defensa aérea sobre el área completa de la posición egipcia.  Después de sufrir grandes bajas en sus mal organizados contraataques, los israelíes dejaron de atacar el frente Suez hasta que estabilizaron la situación en su segundo frente, las Alturas del Golán y comenzaron su ataque en Siria. Este ataque obligó a los egipcios a salir de su posición defensiva y atacar para aliviar la presión que se ejercía sobre su aliado sirio. Después de derrotar la mal ejecutada ofensiva egipcia, los israelíes quedaron preparados para su operación decisiva.     

  La FDI atacó a lo largo de la frontera entre el segundo y tercer ejército egipcio, cruzó el canal y destruyo los vulnerables misiles superficie-aire en la orilla occidental. Explotaron rápidamente la situación para cercar al tercer ejército y amenazar con aniquilarlo. Entonces la intervención de una superpotencia ayudó a efectuar un cese de fuego.   

Esta campaña puede ayudar a entender el concepto de centro de gravedad. Las unidades de armas combinadas en la orilla oriental eran el centro de gravedad de Egipto: el segundo y tercer ejército. Estos ejércitos representaban la fuerza concentrada de los egipcios a nivel operativo. Estas eran las fuerzas que, para Sadat, podían lograr los objetivos estratégicos y operativos.  

  Este centro de gravedad fue demasiado fuerte para un ataque directo de los israelíes, aun después de que habían rechazado la mal concebida ofensiva egipcia. Debido a que el centro de gravedad no era vulnerable al ataque directo, los israelíes atacaron una debilidad egipcia.    

  Al atacar a lo largo de los límites de faja del ejército, pudieron asegurar una frágil cabeza de puente en la orilla occidental. Entonces atacaron el eslabón vulnerable en la defensa total egipcia, el sistema de defensa aérea. Este también fue un ataque indirecto contra el centro de gravedad, porque sin esta cubierta, el fuerte centro de gravedad empieza a debilitarse y viene a ser vulnerable a un cerco efectuado por fuerzas terrestres y al ataque de la potencia aérea israelí. Sería erróneo considerar como centros de gravedad el límite de faja del ejército, el sistema de defensa aérea o incluso las frágiles líneas de comunicación y reabastecimiento del tercer ejercito que los israelíes finalmente cortaron. Aunque estos objetivos constituyeron el objetivo de los ataques israelíes, ellos fueron atacados solamente porque eran vulnerables, mientras que los dos ejércitos no lo eran. Estos ataques tuvieron una importancia directa al debilitar la cohesión del verdadero centro de gravedad.   

Para determinar el centro de gravedad uno debe de contestar la pregunta, ¿Qué necesitan los egipcios para ganar?    

Solo las poderosas unidades de armas combinadas en la orilla oriental podían alcanzar el objetivo operativo, y solo entonces el objetivo estratégico, de Sadat. La red de defensa aérea por sí sola no podía ganar. Por otro lado, si se destruyera la red de defensa aérea, los israelíes aun tendrían que pelear con el segundo y tercer ejército mediante ataques directos o indirectos.  

Esta campaña ofrece un ejemplo claro de cómo el centro de gravedad es parte del arte operativo aunque no era el objetivo directo del ataque de los israelíes. El arte operativo para los israelíes consistía primero en bloquear el centro de gravedad del adversario y segundo, porque era demasiado fuerte para ser destruido por ataques directos, e descubrir y atacar las vulnerabilidades del adversario que podrían debilitar ese centro de gravedad y hacerlo susceptible a ser atacado y cercado. Es un ejemplo clásico del enfoque indirecto de Liddell Hart, pero con un fuerte énfasis en el centro de gravedad de Clausewitz.  ¿Puede cambiar el centro de gravedad en el curso de la campaña?  

La guerra de las Malvinas en 1982 ofrece un ejemplo de una situación en la cual cambió. El 02ABR982, Argentina ocupó las Islas Malvinas. Para el 06 de Abril, los británicos habían reunido y enviado una fuerza de tarea naval desde Portsmouth, Inglaterra. Esta fuerza de tarea consistió en los únicos dos portaviones británicos, el HMS Invencible y HMS Hermes; el buque de asalto, HMS Fearless; nueve fragatas y destructores; más otros buques de apoyo. Siete fragatas y destructores más de Gibraltar se reunieron con la fuerza de tarea en el Océano Atlántico.   

  La Fuerza de tarea iba a recibir más refuerzos y reabastecimientos de la base británica en la isla ascensión en el Atlántico Sur. La 3ª Brigada de Comandos de la Marina Real, la única fuerza británica completamente entrenada y preparada capaz de ejecutar operaciones anfibias inmediatas, se embarco en el SS Canberra, un crucero de 45,000 toneladas que se requisó para la operación.    

  Esta claro que los portaviones deben considerarse como el centro de gravedad durante la primera fase de la campaña, ese periodo y hasta incluso el asalto anfibio en el puerto de San Carlos, efectuado por los Infantes de Marina el 21 de mayo. Aunque Argentina podría haber desequilibrado significativamente a la fuerza de tarea, y posiblemente terminado rápidamente la guerra, hundiendo o bien un portaviones o el Canberra, sólo los portaviones deben definirse como el centro de gravedad.   

  El Canberra efectivamente representó una debilidad operativa y como tal, no se debe denominar el centro de gravedad. Debido a la falta de una capacidad de transporte de tropas, toda la brigada de Infantería de Marina se embarcó en un solo buque. Afortunadamente para los británicos el Canberra no estuvo vulnerable al ataque, mientras estuvo bajo la protección de los portaviones. Sólo los portaviones podían lograr el éxito para los británicos. Sin estos portaviones y sin la potencia aérea que podían proyectar, no podría haber habido posibilidad alguna de proteger a la fuerza de tarea e intentar un desembarco anfibio.      

  Una vez logrado el desembarco y cuando la 3ª Brigada de Comandos estuvo en tierra, ocurrió la transición que convirtió a la brigada de Infantería de Marina en el centro de gravedad operativo. La victoria británica en esta campaña dependió de ganar el terreno y sólo las fuerzas terrestres podían lograr eso. La misión de los Infantes de Marina era moverse a través del país hacia Stanley, retomar la capital y forzar la rendición de las fuerzas argentinas allí. Concebiblemente, Argentina aún podría haber ganado su campaña – obligando a los británicos a aceptar la pérdida negociada de las islas- al infligir una derrota decisiva a los Infantes de Marina. Desafortunadamente para ellos, no resulto.

 

¿Cuál seria un método simple para determinarlo?[6]

 Sin embrago, lograr la definiciòn correcta de CG, es solo la mitad de la pelea. Los proyectistas de guerra necesitan un mètodo practico para determinar el CG de un oponente determinado. El mètodo debe ser simple, siguiendo el dictamen de Clausewitz que en la guerra aùn la cosa mas simple es dificil, debe aprovechar la buena informaciòn confidencial y secreta disponible y acomodar su verificaciòn como el resultado de anàlisis riguroso.

  Paso No 1: Determinar si la identificación y ataque a un CG es apropiado para el tipo de guerra que vamos a pelear. Por ejemplo, la campaña contra Al Qaeda, aunque es parte de la guerra global más grande contra el terrorismo, es esencialmente una guerra que, para los Estados Unidos por lo menos, no puede acabar sin la neutralización o destrucción de ese grupo; por ende, es el tipo de guerra en el que la identificación y persecución de un CG sirven un propósito constructivo.

Paso No 2: Determinar si la estructura o sistema por entero del adversario posee suficiente conexión entre sí para ser considerado como un solo cuerpo. Al Qaeda tiene numerosas células operando globalmente, la mayoría de las cuales no conoce de la existencia de las otras. Por lo menos algunas de estas células—o ciertos individuos dentro de ellas—parecen estar enlazados a la dirección del grupo por medio de una red de comunicaciones electrónicas. Los mensajes y órdenes se transmiten por la vía del Internet, teléfonos celulares, y otros dispositivos electrónicos.También es posible que un buen número de células ya tiene sus órdenes—y que las ha tenido por algún tiempo—que intentarán llevar a cabo en un cierto tiempo y lugar si es que no reciben alguna otra orden al contrario. Así, los contactos físicos sólo se llevan a cabo en forma intermitente. Las operaciones contra las células de Al Qaeda que han tenido éxito en Europa probablemente no causarán el derrumbe de las de Singapur. Sin embargo, los enlaces psicológicos—o ideológicos—del grupo parecen fuertes. Aún cuando no estén particularmente bien unidos físicamente, las células tienen lazos ideológicos bastante fuertes. Por consiguiente, podríamos mejor buscar un CG ideológico. 

   Paso No 3: Determinar qué elemento tiene la fuerza centrípeta necesaria para mantener el sistema unido. Un elemento ideológico que parece tener suficiente fuerza centrípeta para sostener a Al Qaeda unido—es declarado “odio a la apostasía[7].” Ese odio, arraigado en una rama radical de Islam—más Osama bin Laden u otro líder individual—probablemente sirve como el CG del grupo. Reconozcamos, bin Laden puso mucho del esfuerzo necesario para establecer Al Qaeda, pero no parece ser que su remoción fuese causa de que su organización se derrumbarse. La mayoría de los analistas y las fuentes de información concuerdan que si bin Laden es capturado o muerto, simplemente otro dirigente tomaría su lugar. Ese caudillo puede resultar ser más o menos eficaz que bin Laden. Así, la dirección de Al Qaeda realmente viene a ser un centro de potencialidad crucial—algo que queremos neutralizar pero no algo, que por sí mismo, acabara la guerra. En cambio, el odio a la apostasía es lo que le da poder—reclutas, dinero, y el apoyo de otros estados—y sirve para incentivar a los miembros de Al Qaeda a emprender su estilo particular de guerra asimétrica. Probablemente continuará haciéndolo después de que bin Laden haya desaparecido. Para derrotar a Al Qaeda definitivamente se requiere neutralizar ese CG—el odio a la apostasía. Sin embargo, para hacerlo se requiere el empleo premeditado de los elementos diplomáticos e informativos del poderío nacional, muchísimo más que el poderío militar. Es una campaña que también requerirá del apoyo de las ramas moderadas de Islam.   

  En resumen, podemos decir varias cosas acerca del centro de gravedad que deberían ayudarnos a su identificación:  

1.- El centro de gravedad representa una concentración de fuerzas del adversario. Es el aspecto más concentrado de la potencia de combate del adversario; el que le es más vital para el logro de sus objetivos. Si uno pudiera eliminarlo, seria el objetivo más efectivo para sus ataques. Sin embargo este objetivo quizás no este vulnerable al ataque directo, ni sea siempre probable que uno tenga suficientes medios para apoyar un ataque directo.  

2.- Considerar un solo componente de la potencia de combate del adversario como el centro de gravedad no es tan útil como el enfoque ya descrito. Un solo componente, como la red de defensa aérea de los egipcios, puede ser vulnerable al ataque, pero su destrucción por si, raras veces conducirá a la victoria. Más lógico es, que probablemente representaría un medio para lograr un fin, una manera de hacer que el centro de gravedad esté vulnerable al ataque. Las líneas de comunicaciones también son parte de esta categoría.  

3.- El centro de gravedad no es vulnerabilidad del adversario. Estas debilidades pueden o no ser vulnerables al ataque. Aunque sean vulnerables y aunque sean atacadas, el éxito será relevante y conducirá directamente a la victoria sólo si la explotación de la debilidad ayuda a destruir el centro de gravedad. También es absolutamente esencial que la propia potencia de combate no se desperdicie atacando las vulnerabilidades del adversario simplemente para ganar iniciativa o lograr éxitos tácticos.

  4.- El objetivo del adversario debe considerarse para determinar su centro de gravedad. La pregunta que hay que plantearse es ¿Qué está tratando de lograr? Su centro de gravedad es la esencia de su potencia de combate, la que le facilitará alcanzar su objetivo. Por eso, el objetivo y la potencia de combate asignada para lograrlo están íntimamente vinculados.       

5.- Cada nivel de la guerra tiene distinto centro de gravedad. Para aclarar, hay que preguntar: ¿Centro de gravedad de que? Al nivel estratégico, la voluntad de la población o del gobierno puede ser el factor que permite que la guerra se gane. Se podría decir que tal fue el caso con el pueblo Estadounidense y Vietnam. Al nivel operativo – dentro de un teatro de operaciones en la OTAN- podría ser un frente soviético específico o un ejército en particular de un frente señalado. El papel del centro de gravedad en el arte de la conducción debe estar claro. Una vez identificado el centro de gravedad del adversario, puede ser atacado directamente, si está vulnerable o si uno tiene suficiente fuerza relativa. Si uno ha identificado correctamente el centro de gravedad, su éxito será decisivo. Si el centro de gravedad del adversario no está vulnerable al ataque, el comandante debe tratar de neutralizarlo mientras que lanza su poder de combate al talón de Aquiles del adversario: una debilidad que está vulnerable, pero que conduce a un resultado decisivo. Sin embargo, no se debe de confundir este talón de Aquiles con el centro de gravedad.     

6.- No se debe confundir centro de gravedad como sinónimo de esfuerzo principal en los diferentes niveles de la conducción Militar, ya que el centro de gravedad propio debe de identificarse para protegerlo y el del adversario para atacarlo y destruirlo.

  7.- No debemos esperar poder usar un enfoque infantil en la determinación del centro de gravedad del adversario. La guerra moderna es complicada, multidimensional y de amplio campo. Aunque no siempre llegaremos a la misma solución, nuestros esfuerzos para determinar el centro de gravedad del adversario al nivel operativo de la guerra nos ayudarán porque enfocarán nuestros pensamientos en el cómo lograr la victoria operativa más bien que sólo un éxito táctico. El centro de gravedad no es la solución completa para el éxito, solo es una parte importante.  

8.- Finalmente podemos concluir que para la FA de El Salvador es conveniente adoptar/adaptar el siguiente concepto de Centro de Gravedad[8]:    El eje alrededor del cual gira la fuerza y el movimiento que impulsa todo lo demás. Es la característica, capacidad o ubicación desde donde emana la libertad de acción, la fortaleza física y la voluntad de lucha.  


 

[1] Military review, Abril 1988 (LTC Lawrence L Izzo), FM 100-5 OPERACIONES, apuntes del suscrito curso de Estado Mayor (O3) (1997), Operaciones Conjuntas y Combinadas (OPM-5) (2003)[2] Empleo de fuerzas militares para lograr objetivos estratégicos en un TG o TO a través de la elaboración, organización y conducción de campañas y operaciones principales.(US ARMY)
[3] Conjunto de personas o dirigentes que tienen el poder.
[4] Definición del CG en Alemania.
[5] Military review, abril 1988 (LTC Lawrence L Izzo).
[6] TCnel Antulio J. Echeverría II, USA.
[7] Renuncia publica a la fe católica.
[8] Concepto Norteamericano FM 100-5
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres